Sonidos diseñados para enamorar

En: Noticias de Acustica En: Comentario: 0 favorite Golpear: 114

Quizás nunca te habías dado cuenta, pero dentro del diseño de productos, uno de los factores que se tienen en cuenta es como van a sonar al usarlos. Y no me refiero solo a un equipo de música...

Por ejemplo, cuando vamos a comprar una nevera, de manera innata una cosa que hacemos en la tienda es abrir y cerrar la puerta. Y en función del sonido que genere nos dará la impresión de ser de mayor o menor calidad. Al fin y al cabo, nadie enciende la nevera en la tienda para ver como enfría, o si genera escarcha…. Son estos detalles como el sonido los que hacen que percibamos un producto como de más o menos calidad.

Lo mismo sucede con las puertas de los coches, o cualquier otro tipo de puertas. Esto lo saben los fabricantes, y por eso es algo que se estudia para que el sonido de las puertas nos transmita calidad. 

Detrás de todo esto hay mucha ingeniería: densidad de materiales, modulo de Young, modos propios de paneles, mediciones acústicas…  todo para conseguir un sonido que nos transmita calidad.

Incluso sonidos más sutiles, como el clic-clic de los intermitentes cuando los accionamos, han sido minuciosamente diseñados para que nos resulten agradables, y de nuevo nos transmitan confort y calidad. Esto es lo que se llama psicoacústica, y es una rama muy joven dentro de la acústica, pero con gran potencial de desarrollo.

Todo este diseño del sonido empezó ya más de 10 años. Con el aumento de medidas de seguridad en los vehículos se empezaron a añadir refuerzos y barras para reforzar las estructuras de los coches. Esto afecto al sonido que hacían las puertas al cerrar. Fue aquí cuando los fabricantes se dieron cuenta de la importancia del sonido que generaban las puertas, pues afectaba directamente a la sensación de calidad  percibida. A partir de este momento se empezaron a combinar diferentes materiales fonoabsorbentes para modificar el sonido que generaban las puertas, modificando sus resonancias y frecuencias de sonido.

Pero esta ingeniería de los sonidos no se limita solo a las puertas, pensemos por ejemplo en una cámara de fotos, una buena cámara, una cámara Réflex.

Uno de los sonidos más característicos de estas cámaras es el sonido del obturador. El sonido que oímos al pulsar el botón de hacer fotografías nos transmite calidad, tanto es así, que las nuevas cámaras digitales han imitado este sonido y lo generan de manera artificial, buscando generar ese sonido que nos transmite que se trata de una buena cámara.

En otros casos, se diseñan sonidos específicos para algunos productos por cuestiones de seguridad. Este es el caso de los nuevos coches eléctricos, y motos eléctricas. A los cuales se les está incorporando un generador de ruido bajo el capot para avisar a los peatones, ya que de otro modo sería casi imposible percibir su llegada, con el consiguiente riesgo de atropello.

En algunos casos, el sonido de ciertos productos es tan identificativo que hasta pueden hacernos asociar un sonido a una marca en concreto, si no que se lo digan al fabricante Norte Americano de motos Harley Davidson. Una marca de motos reconocida a nivel mundial que se había hecho famosa entre otras cosas por el inconfundible resonar de sus motos. Pues bien, en 1994 decidieron empezar la patente de su característico sonido ya que se dieron cuenta que algunos fabricantes japoneses habían empezado a imitar el sonido de algunos de sus motores. El trámite se prolongó durante 6 años, aunque en el año 2000 Harley Davidson desecho el trámite alegando que “la opinión pública” le había dado la razón.

Esto nos demuestra lo importante que son los sonidos, y como nos hacen incluso reconocer a una marca y aportarle valor.

Recibe los últimos artículos en tu e-Mail

Suscríbete y recibe las mejores ofertas en tu correo

comentarios

Deje su comentario

domingo lunes martes miércoles jueves viernes sábado enero febrero marzo abril Mayo junio julio agosto septiembre octubre noviembre diciembre