Siete trucos para Mejorar el sonido de nuestro equipo de Audio.

En: Teoría Acustica En: Comentario: 0 favorite Golpear: 1036

7 trucos para Mejorar el sonido de nuestro equipo de Audio. 

Existe una “escuela” de aficionados al mundo de Hi-Fi y del Hi-End que siempre anda a la búsqueda de la excelencia del sonido, tratando de mejorar el rendimiento acústico de su equipo de sonido, realizando pequeñas mejoras y modificaciones (a veces realmente económicas) que consiguen ir sacando poco a poco lo mejor de cada sistema.

 Tocadiscos

Con la ventaja añadida de que muchas veces, estas mejoras no conllevan ningún gasto, o es muy pequeño comparado con la mejora de la calidad de sonido que obtenemos.

1.- Mantener el equilibrio entre todos los eslabones del sistema

Una de las cuestiones primordiales en todo sistema de sonido es mantener el equilibrio entre todos los elementos:

Reproductor – Previo – Amplificador – Altavoces (incluidos cables) – Sala

Cada uno de estos elementos es un eslabón en la cadena que conforma todo el sistema. No tiene sentido invertir mucho esfuerzo en solo mejorar uno de estos eslabones si el resto del sistema no está acorde.

“Un equipo de sonido será capaz de reproducir tanta calidad de sonido como sea capaz el peor de sus eslabones”.

 2.- Evitar la influencia de vibraciones y resonancias

Será importante evitar todo tipo de vibraciones y resonancias que se puedan producir por objetos o elementos que tengamos dentro de la sala.

Empezaremos por el mueble donde tengamos ubicado nuestro equipo de sonido. Lo ideal sería disponer de un mueble específico para Equipos de Audio. En caso de no ser así, la segunda opción sería colocar bases de desacoplo entre cada elemento del sistema de reproducción (lector, previo, amplificador), y la mesa donde se apoye. Para ello podemos usar las bases específicas que proponen los fabricantes, o bien otra solución mas económica como son los silent blocks de suelo:

https://acusticadecorativa.com/amortiguador-suelo/151-amortiguador-acustico-suelo-agfri-ps-50.html

Si no podemos optar por ninguna de estas opciones, recomendaremos usar algún mueble que este fabricado con maderas macizas, (evitar los muebles tamborados –huecos-) o bien lastrar dichos muebles con elementos que aporten masa (por ejemplo unos discos de pesas, paquetes de arroz, saquitos de arena….). Cualquier elemento que nos aporte masa al mueble nos servirá.

Aparte de esto, también deberemos prestar atención y detectar si existen resonancias en lámparas, puertas… a veces, las lámparas tienen tulipas que pueden provocar resonancias que al final colorean el sonido. En estos casos trataremos de ajustar mejor estos elementos para evitar que vibren, y si no es posible, lo mejor sería retirarlos. 

3.- La ubicación de las cajas acústicas 

El objetivo de un sistema de sonido de Alta Fidelidad es reproducir el mismo sonido y escena sonora que percibiríamos en directo. Por este motivo hay que colocar el equipo de sonido de tal modo que nos permita percibir la escena sonora con la mayor espacialidad posible. Para ello, usaremos la regla básica del triangulo. Donde los altavoces se ubicarán en dos de los vértices de un triángulo equilátero, y el punto de escucha en el vértice restante (+/- 1 metro adelante o atrás).

Triángulo de simetría de las cajas acústicas

Por otro lado, tenemos que tener en cuenta la simetría de la sala, siempre trataremos de tener el altavoz izquierdo a una distancia de la pared izquierda equivalente a la distancia del altavoz derecho  a la pared derecha. De este modo estaremos teniendo primeras reflexiones más similares por ambos laterales, lo que generará un mejor sonido, más equilibrado y balanceado.

4.- El amplificador: que esté bien refrigerado

VuMeter

Tenemos que procurar que nuestro amplificador tenga una buena ventilación, en especial si está en el interior de un mueble o espacio poco ventilado. Para ello dejaremos, como mínimo 5 cm. de separación entre la pared trasera y el fondo del armario, así como también por los laterales y parte superior. 

Además, deberemos mantener alejados del amplificador otros elementos que puedan generar señales que puedan acabar “colándose” en el amplificador (por ejemplo un router Wi-Fi).

5.- Los cables sí importan (TODOS) 

Cada vez menos, pero todavía hay aficionados que desconocen la importancia de los cables en la calidad final del sonido. Como decíamos en el punto 1, hay que guardar un equilibrio entre todos los eslabones del sistema de sonido.

Cables de audio RCA

Por lo que siempre deberemos usar cables diseñados para audio, tenemos varias marcas donde elegir: Van Den Hul, In-Akustik, Eagle Cable, Transparent…. 

Estos cables, deberán discurrir alejándolos unos de otros, y sobre todo alejados de cables de red eléctrica, para minimizar las posibles interferencias que se puedan provocar entre ellos.

La longitud de los cables deberá ser la mas corta posible, y en cualquier caso el sobrando no se debe enrollar, ya que esto formará una bobina, lo que es un filtro paso bajo (atenuando, o eliminando,  así las bajas frecuencias)

 6.- Filtro de red. Limpia la contaminación de la red eléctrica

Mala conexión de cables de alimentación

Cada vez tenemos más interferencias que se “cuelan” en la red eléctrica y nos llegan hasta casa. A no ser que dispongamos con una línea independiente de acometida eléctrica, previamente filtrada y que solo alimente a nuestro sistema de sonido, será muy recomendable incorporar un filtro de red que nos ayudará a eliminar todo ese ruido parásito que a través de la red eléctrica estaría entrando en nuestro amplificador.

Lo que acabamos de decir nos lleva directamente a un accesorio “lógico” que cada vez es más popular por los efectos beneficiosos que provoca en el sonido: la regleta de corriente dedicada con filtro de red incorporado. 

  

7. La Acústica de la Sala: un componente por sí solo

Sala acústica acondicionada con paneles decorativos

Tal y como venimos describiendo desde el principio del post, la clave estará en mantener un correcto equilibrio entre todos los eslabones del sistema de reproducción. Y al fin y al cabo, desde que sale el sonido de los altavoces, este recorre la sala, y después llega a nuestros oídos. 

Hemos de ser conscientes que por muy fidedigna que sea la reproducción de nuestro sistema, si la sala después nos introduce coloraciones, distorsiones, reverberación…. Esto será finalmente lo que llegue a nuestros oídos y así será como lo oiremos.

Por este motivo hay que tratar a la acústica de la sala como un eslabón más del sistema de sonido, para que guarde el mismo equilibrio que el resto de elementos. 

Un tratamiento básico, añadiendo absorbentes acústicos en los puntos de primeras reflexiones mejorará la calidad final de escucha con una inversión mínima. Para ello te recomendamos los siguientes paneles acústicos:

https://acusticadecorativa.com/25-paneles-acusticos-high-end-audio-musica

Recibe los últimos artículos en tu e-Mail

Suscríbete y recibe las mejores ofertas en tu correo

comentarios

Deje su comentario

domingo lunes martes miércoles jueves viernes sábado enero febrero marzo abril Mayo junio julio agosto septiembre octubre noviembre diciembre